Yelinka y Francisco

Pequeña viajera

Desde niña, mi materia preferida siempre fue la geografía. Solía ojear esos viejos libros repletos de descoloridas fotografías en blanco y negro en donde se veían lugares remotos y personas de otras culturas.

Esas imágenes me transportaban a esos lugares en mis aventuras infantiles y más adelante me acompañaban en todos mis sueños, hasta que llegó un momento en mi vida, en el que decidí que esos sueños se hicieran realidad y puse manos a la obra para que así fuera. Comencé a viajar. Me concentré en aquellos lugares remotos, buscando esa parte del mundo en donde la huella del hombre hubiera hecho la menor mella.

12 años después…

Luego de increíbles viajes, maravillosas experiencias, de haber conocido incontables destinos, mi vida ha cambiado radicalmente, en la parte profesional, mi pasión se ha convertido en un estilo de vida, que me vincula directamente con el mundo del turismo, tanto por el asombro con el que aún descubro lugares recónditos, como por el amor que pongo en la asesoría, diseño y planeación de un viaje. Qué decir de la parte personal, ya que viajar siempre ha sido un factor determinante, también lo fue el haber conocido a mi complemento.

Un loco apasionado, como yo, por conocer bellísimos lugares. Él es Francisco, mi mejor amigo, mi pareja, mi persona especial, que hace que cada aventura sea única, maravillosa. Él es mi compañero y los ojos que con asombrosas fotos, capturan lo más bello de cada lugar, instantes y espacios sin igual, que podrían ser irrepetibles pero perdurarán en nuestras memorias por siempre.